miércoles, 11 de abril de 2007

Siempre quise tener una vida diferente al común de la gente, no qise ser perfecta, si no mostrarme tal cual soy, con mis virtudes y mis errores. He dado a los demás lo mejor de mí, todo lo que estuvo a mi alcanze; traté de tener una sonrisa y poder ayudar a quienes lo necesitaban. Y me sentí vacía. Porqué? Porque lamentablemente el ser humano es egoísta, y nunca le alcanza nada de lo que tiene, ni de lo que le dan; siempre quiere más. Así fue como me distancié de mucha gente. Sentí que lo que les había dado ( mi cariño,mis oídos, mi prescencia en los malos y en los buenos momentos, mi ayuda incondicional, etc) había caído en un blosillo roto y hoy en la actualidad siento que he compartido millones de momentos con tantas personas, mujeres y hombres que han sido en una época mis amigos/as y realmente no tengo ni idea de qué signifiqué en sus vidas. No sé si algunos/as hoy todavía me recuerdan. Lo que sí sé es cuando me necesitaban o yo les podía servir para algo específico, me llamaban; aprendí que cuando uno tiene un buen status, o un buen trabajo, o una pareja adinerada, todos están cerca... Pero lamentablemente pasa todo lo contrario cuando no les podes dar nada, cuando no tenes un peso, cuando en tu trabajo no sos nadie, cuando tu pareja es pobre... Según un filósofo muy antiguo llamado John Locke, el ser humano es bueno por naturaleza, pero la sociedad lo corrompe....desde que se inventó la propiedad privada, el hecho de poseer bienes materiales, hizo que el hombre se volviera egoísta, y apareció la competencia. Y hoy en día creo que se ve mas que nunca! Todos quieren tener; Todos se comparan para ver quién tiene más. El mejor puesto, el mejor auto, la mejor casa, el mejor status económico, la mejor computadora, la cámara mas cara,la silueta mas delgada; la mujer mas hermosa, el hombre mas adinerado, el barco mas lujoso, el reloj mas moderno y caro,etc. Se ve que necesitamos aferrarnos a algo. Porque de otra manera no se entiende. Si cuando nos morimos nada de eso viene con nosotros? Morimos solos. Entonces, porqué mientras vivimos, no nos ocupamos de relajarnos, de disfrutar, ayudar, compartir,dar lo mejor de nosotros a los demás, ser mejores personas? Por el contrario cada vez mas nos ocupamos de criticarnos, de competir, de matar. Porque lo que muere es el alma. Sí, si miramos bien, la mayoría se sienten vacías. Vale un ejemplo muy claro: cómo es que cada vez hay más personas que toman alcohol?, fuman cigarillos, u otras yerbas? o acuden al psicólogo? o se divorcian?. Porqué hay tan pocas persona felices? Qué es lo que está pasando con nuestra sociedad? A qué le tememos tanto? Porqué no nos miramos para darnos cuenta de que todo esto nos está llevando al mismísimo vacío. Por internet, vía mail me llegan un montón de páginas preciosas, que hablan del amor, de la amistad, de los sueños, hasta de Dios! (Y por lo menos en lo que respecta a mi vida)saliendo de los mails, ni se tocan esos temas. He leído mucho porque me gusta y he aprendido algo que tiene que ver con este tema. Ojalá lo entiendan y sirva para mejorar las relaciones humanas... Toda la vida es de la totalidad, somos como hojas de un árbol, un gran árbol, puede llamarse Dios o la totalidad, como cada uno prefiera; somos hojas en el árbol infinito de la vida. Tratar de vivir aislado es sencillamente estúpido. Si cargamos con el ego es obvio que vamos a fracasar, seremos siempre débiles y llenos de frustraciones. En cambio renunciando al ego se empieza a vivir. Aquellos que piensan en la perfección, nunca son perfectos, nunca son totales. Tienen ideales, están siempre comparando y por supuesto se quedan cortos! El verdadero artista es aquél que crea, imagina; es aquel que fluye con la vida y se funde en ella, no trata de imitar, no es otra persona, es él mismo. Único. No se compara con nadie. Es el propio artífice de su vida. La persona viva de verdad, es una persona del aquí y ahora, no vive desde el pasado ni para el futuro, vive sólo el momento. Es espontánea. La inteligencia crea un Picasso, un Van Gogh, un Mozart. La inteligencia es una dimensión diferente: No tiene que ver con la cabeza, sino con el corazón. Y qué pasó con nuestro corazón? La mayoría de las personas parecen haberlo olvidado, haberlo dejado en un rincón de los recuerdos. Cada persona es única, y todo tenemos habilidades individuales, lo genial sería que las utilizáramos y a su vez valoráramos aquellas diferentes que tienen los demás. Entonces no importa si uno pinta, si esculpes o haces zapatos, no importa si se es jardinero, pescador o carpintero. Lo que importa es poner el alma en eso. El NIRVANA es vivir la vida corriente tan alerta, lleno de conciencia, lleno de luz, que todo se vuelve luminoso. La vida se convierte en una bendición para uno y para todos. Entonces, porqué no lo hacemos? Dejemos de lado todas las estupideces, el que tiene riquezas, que las aproveche, el que no las tiene, tendrá otras cosas...tal vez mejores. Dejemos de criticarnos y aprovechemos para valorarnos! Pongamos todos un granito de arena para que la vida sea una bendición y no una perdición. Podemos lograrlo?

1 comentario:

Jean-Pierre dijo...

No soy filósofo pero pienso que los que pudieron lograr el Nirvana se pusieron rápidamente en margen de nuestra sociedad. De todos tiempos y para siempre la vida, que sea humana, animal, bacteriológica u otra, fue y será una feroz competición que hace que gana el mejor y deja los otros rezagados o los olvida. Lamentablemente no se puede escapar a esta regla en nuestro mundo. Creo que es una necesidad que seamos todos diferentes con nuestros propios valores. No podría imaginarme vivir en un mundo sin diferencias. Y mas creo que la diferencia genera el deseo y la voluntad para cada uno de ir por adelante y no regresar.